Inicio / Recursos / Actividades preescolares / A medio siglo de Plaza Sésamo

A medio siglo de Plaza Sésamo

A medio siglo de Plaza Sésamo:

El gran proyecto de preescolar

Eduardo Torres García

docente de la ENMJN

 

 

 

 

Plaza Sésamo, tal como se le conoció en nuestro país al proyecto educativo de nombre inaugural en inglés Sesame Street, celebrará este noviembre de 2019 sus primeros 50 años de existencia. Si bien parecería tratarse sólo de un simple programa dirigido a los niños pequeños (preschoolers), quienes nos dedicamos, de alguna u otra manera, a su instrucción, sabemos bien que dar clases para niños “no es cosa de niños”.

Originalmente este proyecto, con base en Nueva York, E.U., consistía en un taller para la producción de contenidos en video dirigido a los niños pequeños norteamericanos (Sesame Workshop). Así que Plaza Sésamo representa, ante todo, medio siglo de trabajo, medio siglo de contenidos audiovisuales escrupulosamente planeados. Actualmente hay incluso una calle que lleva el nombre del programa en esta gran urbe.

Sin duda, Plaza Sésamo era un proyecto sin precedentes que, en algún momento, formó parte del servicio público de la TV estadounidense (Public Broadcasting Service), quienes contrataron diversos especialistas para escribir los programas-piloto y ejecutar las primeras pruebas. Si en estos ensayos no se alcanzaba la aceptación de al menos el 50% de las audiencias, se debía volver a filmar y a reescribir todo por completo. No obstante, como, en sí, se trataba de ejercicios con un modelo de “prueba-error” diseñados principalmente por docentes, después de cierto tiempo, la mayoría de los episodios pronto consiguió hasta un 85% de recepción positiva en sus transmisiones; hecho que aportó una enorme confianza en el rumbo por venir del propio proyecto.

Si bien este fenómeno guarda más de un paralelo con el famoso Show de los Muppets, en un principio, hubo dudas respecto a disponer juntos a las marionetas y a los actores humanos, arguyendo que los niños podrían confundirse con los muñecos y pensar que estos, como si fueran animales, estaban dotados de vida propia… Más tarde se apreció que dicha confusión no era justificada; hecho que incorporó plenamente a las marionetas al elenco del proyecto, y en adelante se las veía tocando instrumentos musicales, bailando, cantando y jugando al lado de los actores humanos. O sea que Los Muppets, definitivamente, vinieron a elevar y a nutrir el Proyecto de Plaza Sésamo. De hecho, muchas veces los personajes de Plaza Sésamo eran diseñados de modo ex profeso por los creadores de los Muppets con el fin de servir a ideas de proyectos infantiles precisos.

La idea general de Plaza Sésamo era, de fondo, preparar a los niños pequeños a llegar en su momento un poco más preparados a su primera formación escolar. En cuanto al aprendizaje de la lengua (recordemos que Plaza Sésamo fue concebido en inglés), políticos y representantes de muchas otras naciones consideraron la posibilidad de retransmitir este proyecto en sus propios territorios y en sus idiomas vernáculos. De modo que, en la actualidad, gracias a los debidos esfuerzos de cada equipo de producción en el resto del mundo, el proyecto de Plaza Sésamo se reeditó en aproximadamente 70 idiomas diferentes; lo cual representó sin duda un lazo de amistad y, al menos a este respecto, entre las culturas y las naciones se generó diálogo y sentido. Esto vino a ensanchar los límites del proyecto y a hacer que se pensara en la creación de personajes nuevos para los niños de acuerdo con su propio contexto sociocultural.

Cabe decir que, aunque Plaza Sésamo fue un proyecto didáctico nada mal auspiciado, nunca ha sido un programa en absoluto fácil de mantener. Es menester reflexionar que un proyecto así no puede sostenerse solamente con auspicios: siempre existe una infinitud de inversiones y de gastos adicionales. De modo que la parte financiera de programas como estos son todo un tema esencial para considerar al momento de querer emprender una labor colectiva con buenos resultados y prospectiva.

En cuanto a sus contenidos, evocamos aquí justamente una de las canciones clave de este proyecto, se llama Sing (Canta), cuya versión presentamos en su idioma original. Esta melodía habla acerca de tener seguridad y de saber tomar riesgos en la vida, así como la facultad de ser amable; a todas luces, valores que Plaza Sésamo ha pretendido imbuir en su joven público.

Tanto ante este como ante otro tipo de proyectos, es preciso detenernos a valorar su importancia y no descartarlos de antemano simplemente porque se trata de un soporte televisivo aparentemente intrascendente y comercial. Mirando de manera más profunda, veremos que los fenómenos como estos no vienen solos. No sólo traspasan sus propias fronteras, sino que se van circunscribiendo a otros hechos históricos de similar antigüedad, que los dota de contexto: como el 50 aniversario del Sistema de Transporte Colectivo Metro en la Ciudad de México; el mismo 50 Aniversario del Movimiento y masacre estudiantil de 1968, la llegada del humano a la luna… Todo eso estaba ocurriendo mientras que en Nueva York alguien concebía Plaza Sésamo. Claro que hubo proyectos parecidos en Latinoamérica, cuyo alcance ha sido más modesto: como Odisea Burbujas, Rehilete, Bizbirije, Cositas, 31 minutos, etc. En casos tan duraderos como el de Plaza Sésamo, podríamos preguntarnos: ¿cómo alguien puede hablar de cosas tan en apariencia elementales durante 50 años: enseñar palabras, colores, situaciones?… En la respuesta está la profundidad. Veamos una muestra más en nuestro idioma:

Como muchos sabemos, estudiar inglés en nuestros días significa abrirse un horizonte al escenario mundial. Lo cual no es poca cosa, sin embargo, todavía hay gente que a veces piensa: “¿para qué estudiar inglés si no voy a ir a EU?” Pero tanto los Estados Unidos como el idioma inglés ya están en la realidad individual de cada uno de nosotros en estos tiempos. Todo mundo se relaciona, de una u otra manera con esa lengua, se encuentra en internet, en las películas, en el comercio; mucha gente escribe y lee en inglés.

El aprendizaje en el mundo de la prisa tiende a volverse superficial, no medimos las consecuencias, como dice la canción de John Lennon, la vida pasa mientras haces otras cosas: los filósofos reparan en las posibles causas de ello. No estamos siendo conscientes de ello. Para aquellos que estudiamos o trabajamos en una escuela y tenemos la oportunidad de recuperar y de fortalecer la enseña de este campo del conocimiento, es momento de inspirar incluso a través de ideas propias, de apoyar la creatividad, de hacer vínculos que sirvan de punto de partida para preguntarse conjuntamente acerca de las dinámicas de trabajo y aprendizaje, de la actualización, las estrategias, etc.; es momento de ser activos y reconocer que hablar inglés es un fenómeno transversal que sirve a todas las áreas, y que además hay un lenguaje propio para cada disciplina, si terminas aprendiendo.

Por todo esto, quisiera hacer una invitación para todo aquel que se dedica a la enseñanza de los niños pequeños, a revisar, a reconsiderar el material que ha aportado durante tantos años este gran proyecto, revalorar, completarlo, recuperarlo. Finalmente, fenómenos como el de Plaza Sésamos son ya una tradición y un recurso elaborado de manera altamente profesional que ha demostrado ser un instrumento muy útil en materia educativa. El mensaje específico para las educadoras y las docentes en formación de enseñanza preescolar es ante todo una invitación a acercarse sin reticencias a estos proyectos e inspirarse en sus propias herramientas didácticas. Tal vez en sus contenidos haya más de un pretexto que les inspire una actividad nutrida e interesante para los pequeños. Sugiero que visiten el sitio web de Plaza Sésamo, pues no sólo se trata de televisión, ahí se encuentran contenidos de toda clase que se pueden usar en aula, hay además trabajos escritos con temas específicos.

 

 

 

ENLACES Y MÁS INFORMACIÓN:

En inglés: https://www.sesamestreet.org/

En español: https://sesamo.com/

Lista de reproducción de videos: https://www.youtube.com/playlist?list=PL1vMhg3AawgT6rmOljrvBm2x95nUon2ON

https://verne.elpais.com/verne/2014/11/11/articulo/1415718779_000051.html

https://hipertextual.com/2015/10/plaza-sesamo

https://almomento.mx/si-puedo-imaginarlo-puedo-lograrlo-el-mensaje-de-yalitza-en-plaza-sesamo/

 

 

CC BY-NC-ND 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Acerca de Eduardo Torres García

Eduardo Torres García, profesor y estudiante. Amante del conocimiento, de la ciencia al diseño, del asombro a la admiración de maravillas que llegan a su entorno. Especialmente dedicado a estudiar cómo se enseña y cómo se aprende una lengua extranjera. Vive buscando la forma de cambiar para mejorar, reflexionando los logros y, muchas veces, volviendo a empezar.

Revisa también...

El nacimiento del cine

EL CINE Y LA EDUCACIÓN El nacimiento del cine Germán E. López García docente de …